[Día 2] Carta a Dios #1

  Querido Dios:

En este cambio de año, que a pesar de que solo paso en un segundo parece que hubiese sido algo grande, ahora mismo no siento nada en extremo, ni felicidad ni tristeza pero siento una necesidad que sé que solo Tú puedes saciar, estás aquí junto a mi pero te extraño, extraño cantarte hasta sentir que me estoy quedando sin voz, extraño adorarte y alabarte, cantarte de lo que siento por ti, de lo eres capaz de hacer, de cómo me has transformado, extraño cantarte lo que eres para mi, de tu amor por mi y del amor que puedo sentir porque tú me amaste primero. Te extraño, Dios, las noches que quiero ser abrazada por ti, rodeada por tu presencia que me da paz para poder cerrar lo ojos y dejarme llevar en sueños donde siempre me has protegido. Cada día y noche quiero conocerte más, quiero leer tu Palabra, buscarte, llamarte y recibirte nuevamente en mi corazón, en mi casa, en mi 'mundo', porque alguien dijo 'cada persona es un mundo', ¿no? Por eso, quiero tenerte en el mundo que yo veo y siento. 

Dios quiero tenerte cerca aconsejándome ante las situaciones difíciles, acompañándome en los momentos que me sienta sola, haciéndome reír cuando solo quiero llorar, quiero que cada día y cada noche sea bendecida con tu presencia en mi vida, con tu amor de padre, que me ha protegido desde antes de nacer, porque ahora lo sé, tú me conocías desde antes de nacer y sabías que yo llegaría a ti, porque no te rendiste conmigo, yo tampoco me quiero rendir contigo. 

Hermoso Padre mío, que enviaste a mi hermano y salvador Jesús para que yo pudiese nacer y hacer todo lo que has planeado para mi, porque soy tu hija, Dios, y sé por ti que grandes cosas me esperan, tan grandes que superan cualquier expectativa e imaginación.  

Te he extrañado tanto, pero ahora que comienza un nuevo año, me reto a mi misma a perseguirte, encontrarte y traerte a mi corazón cada día, dejarte entrar en mi vida cada día y permitir que alivies esta sensación de extrañarte, pero que no la quites por completo, porque quiero sentirla cuando sea el momento de pasar al siguiente nivel como discípula, para que esa sensación me de animo para acércame mucho más a ti. 

Te extraño hoy, y deseo cantarte con esta linda voz que me haz dado, pero ahorita no puedo enviarte un canto, pero te digo que cada día iré a mi pieza, iré a la plaza o al patio, a algún lugar donde pueda adorarte como te lo mereces, dando todo de mi a través de un canto lleno de lo que me has dado.

Ahora me siento rara y siento como si hubiese logrado algo nuevo, hace mucho que te quería escribir una carta contándote algo, desde que vi esa película que no recuerdo bien el nombre, donde un niño te escribía cartas y que terminaron siendo de bendición para alquilen más, he deseado poder escribirte una carta. Siento tanta alegría y alivio por escribirte. 
Dios bendice a quienes aman su palabra
y alegres la estudian día y noche.
Justo antes leía Salmos 1:2 y esto comenzó a fluir desde dentro mío, porque sé que el año pasado no cumplí el reto que era para ti, no hice mis devocionales correctamente cada día y hubo meses que pase flotando con tu amor dentro de mi, pero sin dejar que pusieras más en mi. Ahora quiero decirte que estudiaré, estudiaré tu Palabra, estudiaré Artes y otras cosas que aún no sé, pero estudiaré por ti, porque si realmente ese sueño que me diste, loco, enorme y que se ve a años de distancia es una de las razones por las que existo, si es parte del plan en el quieres que participe, entonces estudiaré y te daré todo de mi en los estudios y en mi vida.

Hoy quería hacer un devocional especial, por eso te he escrito esta carta, pensando en ese pequeño versículo que me promete tantas cosas por solo expresarte cuánto te amo cada día y cada noche estudiando tu Palabra, y espero te haya sacado una sonrisa. Muchas gracias por todo, Dios, por TODO.
Te ama, G.V.B.
Compartir:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

Seguir por Email

Mis otros blogs

Bleiÿ Doll
Poesiasdeunaprincesa