[Día 23] Oraciones constantes y persistentes

1. Jesús les contó una historia a sus discípulos, para enseñarles que debían orar siempre y sin desanimarse. 2. Les dijo:
«En una ciudad había un juez que no tenía miedo ni de Dios ni de la gente. 3. Allí también vivía una viuda, que siempre lo buscaba y le decía: “Por favor, haga usted todo lo posible para que se me haga justicia en la corte.” 4-5. Al principio, el juez no quería atender a la viuda. Pero luego pensó: “Esta viuda molesta mucho. Aunque no le tengo miedo a Dios, ni me importa la gente, la voy a ayudar. Si no lo hago, nunca dejará de molestarme.”»
6. Jesús agregó:
«Fíjense en lo que dijo ese mal juez. 7. ¿Creen ustedes que Dios no defenderá a las personas que él eligió, y que día y noche le piden ayuda? ¿Creen que tardará él en responderles? 8. ¡Claro que no, sino que les responderá de inmediato! Pero cuando yo, el Hijo del hombre, regrese a este mundo, ¿acaso encontraré gente que confíe en Dios?»
Lucas 18:1-8 (TLA)
Hay que orar a Dios cada día, en cada ocasión, en cada tiempo en que podemos e incluso organizar nuestros horarios para tener un tiempo exclusivo para orar a Dios, pero cuando oremos hay que tener fe en que obtendremos respuesta de Dios y que lo que pedimos Él nos lo dará, porque como hijos suyos nos bendecirá por la confianza que en Él tenemos. 

Pero no tenemos que rendirnos a nuestras oraciones sino son contestadas inmediatamente, pues es seguro que Dios responderá, pero nosotros tenemos que ser persistentes, así como la viuda, para que nuestras oraciones con fe sean anotadas y respondidas por Dios.

Compartir:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

Seguir por Email

Mis otros blogs

Bleiÿ Doll
Poesiasdeunaprincesa