[Día 4] Nueva vida como hijos de Dios

Dios les ha cambiado su modo de vivir. Es como si ustedes hubieran vuelto a nacer, no de padres humanos, que finalmente mueren, sino gracias al mensaje de Dios. Y es que ese mensaje da vida y nada puede destruirlo.
1 Pedro 1:23 (Traducción en lenguaje actual)
En nuestras vidas hay una linea que marca un antes y un después. pues al conocer a Jesús, nuestra vida cambio, nuestro modo de ver el mundo y de vivir cambió. Porque conociendo y aceptando a Cristo ya no somos ciegos a la verdad y podemos ver el mundo cómo Dios quiere que lo veamos, cómo realmente es. Y eso es porque Dios no se rindió y no se rinde fácilmente, él nos buscó y nos busca cada día para que nos acerquemos a él, Dios es imparable, su Palabra es imparable, sus planes son imparables. Desde antes de que lo conociéramos, desde antes que volteáramos a Él, nos conocía y ya estaba llevando a cabo su estrategia para que nosotros llegáramos a verle y a sentir necesidad de Él, de su amor, de un futuro junto a Dios.
Dios no se rinde, Dios es imparable para con nosotros, para Dios no hay imposibles. Entonces, nosotros, como hijos de Dios, como re-nacidos en Cristo, no nos tenemos que rendir, tenemos que ser imparables y pensar en que no hay imposibles para Dios, debemos ver la linea que divide en nuestra vida el antes y después de Jesús, y remarcarlo, no dejar que se pierda ni se borre, cada día debemos demostrarle a Dios el cambio que ha hecho en nuestra vida y agradecerle por alcanzarnos y permitirnos nacer de nuevo como sus hijos, con una nueva vida que vamos construyendo a medida que mas y más cerca de Dios estamos.
Compartir:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

Seguir por Email

Mis otros blogs

Bleiÿ Doll
Poesiasdeunaprincesa