miércoles, 7 de enero de 2015

[Día 7] Discípulo

Lucas 9:23-27
Como discípulo de Jesús, tengo que concentrarme en Él, en sus enseñanzas, en el camino que me muestra a seguir, tengo que fijar todos mis sentidos en Él y no preocuparme por lo que no es de Él, no debo pensar en las cosas que no son de Dios ni hacer lo que Jesús me dice que no tengo que hacer. Como discípulo, tengo que dejar mi pasado haya, en el pasado, tengo que dejar el molde viejo y ponerme en el molde nuevo, dejar de pensar sólo en mi, en lo que yo quiero, en lo que a mi me gusta, en mi vida, en lo que me pasa a mi... Tengo que olvidarme de ese yo egoísta y ser un buen discípulo, dejar de hacer lo que quiero, hacer lo que Dios quiere que yo haga, no hacer las cosas para mi ni por mi, hacerlas para y por Dios, por Jesús que es mi maestro, tengo que dar completamente mi vida a Él sin temor a perder, porque si es para Dios, saldré ganando si es para y por Él. Tengo que quitar los pensamientos malos de mi, tirarlos lejos, tan lejos que jamás volverán y pensar en lo que Dios tiene para mi, en las grandes cosas que haré con Él a mi lado, pensar en la vida que tengo y tendré junto a Él, en los gustos nuevos que me ha dado y me dará, en los sueños que ha puesto en mi corazón y no pensar en rendirme a ellos, porque si son de Dios, Él me ayudará a alcanzarlos para gloria de Él. Jamás debo sentir vergüenza de ser quién soy, de ser amiga, hermana, princesa, sacerdotisa, discípulo, guerrera, hija de Dios. Porque mientras ponga mi vida entre Sus manos, seré especial y podré hacer lo que más me gusta, servirle. 

No hay que pensar en lo que uno no puede hacer, hay que pensar en lo que Dios quiere hacer con nosotros, pensar en cómo nos usará Dios hoy, cómo nos transformará, y estar confiados que la vida con Él es lo mejor que nos podría pasar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diseño del blog por G. Bleiÿ B. || Aprendí con ♥L ♥C ♥A ♥K ♥P ♥J ♥CB || Recursos de ♥G ♥FA ♥FI || Con la tecnología de Blogger.