[Día 32] Ser instruido por Dios

Tú me dijiste:
«Yo te voy a instruir;
te voy a enseñar
cómo debes portarte.
Voy a darte buenos consejos
y a cuidar siempre de ti.
Los mulos y los caballos
son tercos y no quieren aprender;
para acercarse a ellos
y poderlos controlar,
hay que ponerles rienda y freno.
¡No seas tú como ellos!»
Salmos 32:8-9 (TLA)
A medida que avanzamos en nuestra lectura de la Biblia, nos podremos dar cuenta de que Dios nos ha dejado consejos y enseñanzas de las que debemos aprender con deseo y docilidad. Mientras nos dejemos instruir por Dios y aprendamos todo lo que tiene para ensañarnos, sobre cómo comportarnos y más cosas, Él nos protegerá y nos bendecirá. No seamos tercos y conformistas con lo que sabes, busquemos y aumentemos nuestro deseo por querer aprender más sobre Dios, más sobre lo que tiene para enseñarnos.

Compartir:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

Seguir por Email

Mis otros blogs

Bleiÿ Doll
Poesiasdeunaprincesa